Un Taller de Aventuras

Dormir en un Arbol

Hace rato que tengo ganas de dormir en un árbol, colgado en una hamaca. Con lo sencillo que es hacer esto, me sorprende que he dejado pasar tanto tiempo sin hacerlo. Ya tengo varios árboles identificados en lugares excelentes para que la experiencia sea de lo más amena. Pero no aterrizo concretando esta experiencia que estoy buscando. No tiene nada del otro mundo, pero creo que debe ser agradable ver el amanecer desde el docel del bosque, especialmente si consigo un árbol sobresaliente que esté por encima de los demás.

En el Camino de Cruces hay varios árboles que podrían ser interesantes. También tengo un árbol, un ceibo inmenso, en el Río Boquerón. En el Parque Omar hay unos candidatos, pero no es tan atractivo dormir en un parque en el medio de la ciudad. En el Camino del Oleoducto, y en Camino de Plantación también hay unos buenos candidatos para trepar y pasar la noche. Creo que sería muy divertido pasar la noche con mi hijo Irving arriba de un árbol inmenso.

Hay muchos animales nocturnos que podrían acercársenos sin darse cuenta que estamos donde no esperarían encontrar un ser humano normalmente. Una noche de luna llena en el verano sería ideal. Pero para eso tendría que esperar otros seis meses. Ya tengo prisa por pasar la primera noche en el docel del bosque. De hecho, puedo hacerlo en el patio de mi casa. Supongo que esta sería la mejor opción para la primera vez ya que es fácil corregir cualquier omisión. Bajo de mi elevada alcoba y regreso a la casa a buscar cualquier cosa que haya olvidado incluir en mis pertrechos.

Hay ciertas dificultades técnicas que tengo que pensar como resolver, como ¿donde cocinar? No tengo ninguna superficie plana donde colocar la estufa. Podría comer abajo del árbol y luego solamente subir a dormir. O puedo usar una estufa colgante, como hacen los alpinistas. Pero esta segunda opción no vale la pena solamente para poder cocinar trepado en un árbol. Lo más cómodo sería tener una plataforma de alpinismo que permita un amplio espacio plano donde esparcirme, o esparcirnos, pero estas plataformas son costosas. Una simple hamaca de selva funciona para pasar la noche, pero lo único que se puede hacer en una de estas hamacas es dormir. No podría sentarme a contemplar el entorno.

0 Responses to Dormir en un Arbol

Leave a Reply