Un Taller de Aventuras

Triatlón Portobelo 2008

Cruzando la metaEste año no pude romper las 4 horas en el Triatlón de Portobelo 2008. Quedé de 4to en mi categoría en la que ganó mi hermano Rogelio Bennett, seguido de Eladio Quintero y Vladimir Bolaños. Este año estaba seguro que quedaría en el podio por que mi hermano no iba a competir (supuestamente me iba a acompañar). Me alegra mucho por Rogelio que finalmente se ganará su primer lugar en este gran triatlón. Cuando salí del agua y vi que Rogelio no estaba por ningún lado, pensé que tal vez tendría la oportunidad de conseguir el 3er lugar ya que Vladimir estaba detrás de mi todavía.

En la transición de la nadada ya Vladimir me había pasado. Pensé que tal vez me lo podía alcanzar en la bicicleta, pero cuando lo vi me di cuenta que me había sacado bastante ventaja en la pedaleada a José Pobre. Me logré pasar a muchos en la pedaleada hacia José Pobre, me alcancé a otro grupo en la bajada del trillo hacia Portobelo, incluyendo a César Kiamco, que se acababa de caer cuano lo vi y se estaba montando en su bicicleta de vuelta. La bajada de montaña en el Triatlón de Portobelo es magnífica y muy divertida, especialmente en la última bajada cuando ya se ve el llano por donde finalmente se llega de vuelta a la calle. Justo en lo plano, antes de llegar a la calle, me pasé a Vladimir.

LLegando a Portobelo Vladimir logró alcanzarme nuevamente y bajó su marcha un poco para mantenerse justo al frente mío. Me imagino que estaba seguro que en la corrida me dejaría en el polvo, y tenía razón. Entrando a Portobelo Vladimir bajó aún más la marcha para hidratarse antes de hacer su transición. Ya yo me había hidratado suficiente, desde que salí al asfalto recogí dos bolsas de agua y me las había tomado en el camino. Esto me permitió entrar justo delante de Valdimir a la transición, donde nuevamente me dejó atrás. Ya no lo volví a ver hasta la meta.

Justo cuando empecé a correr me pasaron dos, uno de los cuales era César. Yo sabía que a esos dos me los pillaba en la bajada de la corrida, donde mucha gente baja la marcha. La subida de la trinchera siempre es difícil y como planeó darle duro en la bajada la tomo justo al borde de mi límite aeróbico: caminando rápido, pero sin correr. Eliecer Quintero me alcanzó en la subida de la trinchera, pero se conformó con mantenerse a la par conmigo. Cuando llegué al punto donde inicia la bajada pude ver a varios que estaba seguro que me podría pasar, y entre ellos estaba César, nuevamente. Bajé esa loma como si el mismo Diable me estuviese correteando. Este es otro de los puntos divertidos del Triatlón de Portobelo: bajar esa loma al borde del control.

Cuando llegamos a lo plano César y Eliecer me volvieron a alcanzar. Nos mantuvimos juntos hasta llegar a la iglesia en el Valle de La Media Luna. Una vez sobre la calle, ambos abrieron máquina y no los volví a ver más, hasta llegar a la meta. Yo también traté de apretar en la parte plana de la corrida, pero ya no me quedaba mucha gasolina y me tuve que conformar con mi velocidad de crucero. Como ya estaba seguro que no me alcanzaría a Vladimir, hice lo posible por romper las 4:00 horas, pero no me fue posible. LLegué a la meta en 4:05:52 en buena forma. Estoy seguro que si hubiese nadado algo desde el Triatlón de Portobelo 2006 hubiese podido romper las cuatro horas.

Ahora tengo un par de metas serias para el Triatlón de Portobelo 2009. Romper las 4 horas y ganarme un puesto en el podio dentro de mi categoría. Voy a ponerme esas dos metas para incentivarme a practicar con esmero para el 2009. Mi forma de vida activa me permite terminar Portobelo sin practicar, pero ahora quiero algo más para el próximo año.

[table=2]Resultados de Categoría 45 a 49 años

Leave a Reply