Un Taller de Aventuras

Reporte de El Reto del Indio 2006

Este fin de semana que pasó completamos El Reto del Indio 2006. Iñaki Lassa, Daniel Brostella, Javier Bru, Jorge Patricio Riba, Alberto Pons, Rogelio Bennett, y yo completamos la ruta completa desde Chumico hasta Boca de Río Indio. Mi sobrino Tino Nellos entró de bateador emergente cuando quedamos sin tres participantes en las últimas horas del viernes en la noche y completó la caminata y la remada. Repentinamente quedamos 7 de 10 justo antes de comenzar nuestra marcha al norte para cruzar el Istmo de Panamá en un fin de semana. Juan Carlos Espinoza, Marisa Díaz y Alberto Valdés se retiraron de El Reto del Indio en la última hora por razones de salud.

Este año nos tocó una luna fenomenal que brilló hermosa cada vez que el sol se ocultó. El último día parecía que remábamos sobre el cielo cuando la luna se reflejaba sobre el agua que en momentos estaba totalmente tranquila, sin una sola ondulación en su superficie. Partimos el sábado a las 6:30am de la mañana desde la playa de Chumico. A las 9:30pm del domingo estábamos tocando la arena bajo el puente que cruza la boca del Río Indio. Pedaleamos 5 horas, caminamos 7 horas el sábado, caminamos 4 horas y media el domingo, y remamos 10 horas. Cuando nos paramos del kayak, después de estar sentados por tantas horas, las piernas estaban tan entumecidas que nos tomó unos momentos volver a recuperar su control. Cómo el año anterior, El Reto del Indio puso a prueba la tenacidad de todos los que se le enfrentaron.

Este año el grupo estaba más parejo físicamente que el año pasado. Todos los retadores tenían un nivel físico muy parejo y llegamos bastante juntos en todas las etapas. Cuando ya estábamos en las últimas horas de El Reto del Indio, algunos me comentaron que habían recibido la impresión de que El Reto del Indio sería más fácil de lo que era basándose en lo que habían leido en mis redacciones. Yo me mantengo firme en que lo único que El Reto del Indio tiene de extremo es la duración del esfuerzo físico durante dos días seguidos. El nivel de esfuerzo en si mismo es moderado, pero definitivamente que tiene un efecto cumulativo a medida que van pasando las horas. Pero yo sé que tenemos más de 3 millones de años de estar evolucionando como el ser con la mayor capacidad de resistencia en el reino animal. Ningún otro animal en esta tierra puede escaparnos cuando nos proponemos atraparlo (mientras no vuele y no nade).

Muchos animales podrán ser más rápidos que nosotros. Pero a la larga los alcanzamos a todos y al final caen exhaustos al no poder escapar al cazador determinado. Esa historia de nuestra evolución nos ha preparado para seguir y seguir, tal como el conejo en los comerciales de baterías. Después que se haya hecho el trabajo de acondicionar los músculos y tengamos un poco de fondo en nuestras piernas, El Reto del Indio se puede manejar por los que estén determinados a terminarlo. ¡Esto no quiere decir que es fácil! Pero el próximo año pondré más enfásis en la importancia de la preparación para no tener a nadie sorprendido durante El Reto del Indio.

Me encantó ver las caras de sorpresa cuando la gente veía los parajes que íbamos cruzando en nuestras diferentes etapas. La verdad es que este país es una pequeña joya, una “ruta por descubrir”. Disfruté cada momento de camaradería a lo largo del camino y compartimos muchas risas con las ocurrencias de cada uno. Justo después de terminar la pedaleada, cuando todavía faltaban horas de caminata por delante, dice Daniel: “hasta en un alhambre de puas voy a dormir bien esta noche”. Después de horas de estar remando, decía Javier que no había músculo en su cuerpo que no hubiese sido trabajado: “mañana me voy a despertar con una sonrisa en la cara, pero no me voy a poder mover de la cama”.

Todavía me gustó más escuchar como todos decían que para el próximo año ya sabían claramente como prepararse para El Reto del Indio. Espero que de aquí hasta allá puedan mantener el entusiasmo. Jorge Patricio le contaba a su mamá lo mucho que esperó a través de todo el año para que llegará el próximo Reto del Indio. Ya está esperando El Reto del Indio 2007. El próximo año lo haremos el 13 y 14 de enero. Mi hermano Rogelio quiere llegar de día a Boca de Río Indio en el último día. Yo me siento igual que el: así podríamos llegar temprano a casa después del Reto. Este año me acosté a las 2:30am después de manejar de vuelta, desempacar los autos, y darme un buen baño con agua caliente. Pero al día siguiente me desperté muy animado y en la tarde fui a correr el Hash. Pero el criminal de Sjef nos puso a correr 11.5 kilómetros, cuando todo lo que yo deseaba era una corridita corta.

0 Responses to Reporte de El Reto del Indio 2006

  1. Hola .. Muy interesante tu sitio … Sabes como puedo conseguir información del Hash en Panamá? Te Agradezco .. Saludos y Felicidades …

Leave a Reply